EDUCACIÓN: LA INVERSIÓN MÁS RENTABLE.


La nueva Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), será la séptima reforma educativa de la Enseñanza Media en España. Un denominador común a todas ellas es la falta de consenso con que nacen. Éste es precisamente el origen del problema. De ahí que, con cada cambio de Gobierno, se implante una nueva Ley.
La nueva propuesta del Ministro Wert vuelve a tener como característica fundamental precisamente esa, la falta de consenso, lo que le otorga una fecha de caducidad incluso antes de su implantación.
La falta de continuidad de las Leyes educativas y los constantes vaivenes en el marco regulador del sistema parecen estar, a juicio de los expertos, entre los principales motivos del fracaso escolar en España.
Pero, si todos compartimos esa creencia, ¿por qué no se aportan soluciones?, ¿por qué no se consensúa de una vez por todas una Ley de Educación que pueda perdurar más allá de la alternancia de los partidos en el Gobierno?
La respuesta es sencilla, pero imposible de entender sin considerar el profundo transfondo ideológico que pesa sobre ella. El pacto no es posible porque PSOE y PP, los dos grandes partidos con vocación y alternancia en el Gobierno, tienen planteamientos antagónicos sobre la función social de la Educación. Hemos de tener en cuenta que quienes hoy son alumnos, mañana serán quienes lleven las riendas de nuestra Sociedad. En este sentido, las Leyes educativas, en cuanto forman a esas generaciones, condicionan, de algún modo, la sociedad del mañana. Por ello, las Leyes educativas tienen un profundo matiz ideológico. Ahí radica el primer punto discrepante, en la base misma del diseño de cualquier planteamiento educativo.
No cabe duda de que  la voluntad de todos los Ministros de Educación, de todos los Gobiernos, es mejorar la calidad del sistema educativo y buscar la convergencia con los países más avanzados en esta materia. Entonces, ¿si el objetivo de todos es el mismo, por qué es tan difícil ponerse de acuerdo? Sencillamente, porque la idea de calidad es distinta, como también lo es el camino para conseguirla.
Para el PP la calidad del Sistema Educativo pasa por potenciar el talento individual de cada alumno, que de por si es diferente al del resto. Esto supone una concepción individualista y diferenciadora de los alumnos. En definitiva, una enseñanza con varios niveles o a distintas velocidades. ¿Qué hace este sistema sino potenciar aún más las diferencias entre las personas? Desde este punto de vista, en nuestra Región ya existen colegios donde los alumnos de un mismo nivel educativo se organizan en grupos según sus capacidades: los de mayores capacidades en un primer grupo, los de capacidad media en otro y los menos capacitados en un tercero. Según este modelo, los buenos alumnos lo serán más y el resto no lo será tanto, pero en el futuro tendremos una sociedad con mayores desigualdades, menos igualitaria. Sin embargo, por todos los economistas es aceptado que las sociedades más avanzadas son aquellas en las que las desigualdades entre ciudadanos son menores y en las que  el individuo se beneficia del alto nivel de bienestar de toda la sociedad. 
Para el PSOE, por el contrario, la calidad está vinculada a la equidad, a la función del sistema educativo como corrector de desigualdades, atendiendo a la diversidad de capacidades del alumnado. De hecho, la Ley vigente actualmente, LOE, implantada por un gobierno socialista, señala la función social de la educación, subrayando los principios de equidad, inclusión, cohesión social, y ejercicio de una ciudadanía democrática.
Todo este transfondo ideológico tiene su reflejo en la realidad de nuestras escuelas e institutos. Mientras que la LOE impedía la discriminación por “razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición", la LOMCE apuesta por una educación segregada y diferenciadora. Baste como ejemplo patente en la realidad de nuestra Región que dos centros privado-concertados en los que se practica una educación diferenciada por sexos recibieron subvenciones anuales de casi cuatro millones de euros, más que el resto de Centros Públicos de la Región en su conjunto.
En cualquier caso, una Ley de Educación, como cualquier otra Ley, supedita su eficacia a los recursos económicos empleados en su implementación. En este contexto, el problema del Sistema Educativo Español no estará tanto en qué Ley lo regula, sino con qué recursos se cuenta. La crisis económica ha llevado al Gobierno español y a los autonómicos a reducir drásticamente la inversión en Educación, lo que en el medio y largo plazo lastrará aún más las posibilidades de crecimiento y desarrollo de la Economía española.
Téngase en cuenta que los beneficios sociales y económicos de la Educación están más que contrastados (léase “Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE 2012”, Ministerio de Educación). Empíricamente se demuestra que, a mayor nivel de formación, mayor tasa de ocupación, menor nivel de desempleo y mayor salario.
Por tanto, si a mayor formación, mayor crecimiento y desarrollo, la Sociedad termina recuperando el esfuerzo económico empleado en formar a nuestros jóvenes, a nuestra futura masa laboral. Esto nos permite concluir que la Educación no es un gasto, sino una inversión, una inversión en capital humano. En definitiva, una inversión en el esperanzador futuro que todos ansiamos. Demos a nuestros jóvenes las posibilidades a través de una buena Educación para que construyan la sociedad que todos deseamos.

2013: Un buen año para la esperanza…


Al margen de reproches, y depuraciones de responsabilidades, que por supuesto, se han de hacer, el reto que los cehegineros, con nuestros responsables políticos al frente, tenemos es el de empezar cuanto antes a construir ese Cehegín del mañana que sea capaz de ofrecernos un futuro más esperanzador para todos. ¿A que esperamos?.

Para solucionar el problema de los elevados impuestos…2013 ha de servir para que entre todos consigamos parar el aumento tan bestial de la Contribución. Desde el PSOE tenemos ese objetivo. Para ello, durante este año, llevaremos a cabo una Campaña explicativa y de recogida de firmas para lograr que el Ayuntamiento rebaje el tipo impositivo de la contribución, así como que solicite a la Dirección General del Catastro una revisión a la baja del valor catastral de los inmuebles. Valor situado muy por encima de los precios de mercado actuales.

El problema de la enorme Deuda Municipal, no debe solucionarse, tal como plantea el Gobierno Municipal. aumentando los impuestos hasta límites insoportables por las familias cehegineras. El Ayuntamiento de Cehegín  no tiene un problema de ingresos, de hecho, a día de hoy la recaudación por la “Contribución” es tres veces superior a la de hace una década. El problema es claramente de gasto. De un gasto excesivo por parte de unos políticos, amaestrados por Soria y con el Sr. Abril como alumno aventajado, que han demostrado no saber gestionar racionalmente el dinero público de los ciudadanos, realizando gastos fruto de sus caprichos y no de las necesidades reales del pueblo. De ahí que el PSOE, haya presentado en varias ocasiones en el Ayuntamiento un plan para la disminución de determinados gastos municipales (gastos políticos, protocolarios, propaganda, etc. –Pueden ver el Plan propuesto en nuestra web: www.psoecehegin.es-) lo que haría mejorar las finanzas públicas sin necesidad de aumentar los impuestos.

Pero sobre todo, 2013, debe ser el año en que la sociedad de Cehegín piense qué quiere ser de mayor, en qué queremos basar nuestro desarrollo económico para que nuestros hijos, hermanos o vecinos, tengan un futuro en su pueblo sin necesidad de emigrar lejos de aquí.

¿Qué debemos hacer para generar empleo en Cehegin?.

Desde luego, ese Cehegín del futuro, no puede ser fruto del pensamiento único, sino que debe ser una reflexión en la que participen además de políticos, empresarios, sindicatos en representación de los trabajadores, etc. En definitiva, se requiere la participación y el compromiso de toda la sociedad civil, tal como propusimos en una Moción sobre “El Pacto Local por el Empleo”. Aún así, sirvan estas líneas para expresar mi idea al respecto:

En Cehegin tenemos una gran riqueza de recursos naturales. Optar por actividades de explotación de aquellos que son agotables, no debe ser más que una opción, pero desde luego, no la única. De lo contrario estaremos, en el mejor de los casos, solucionando el problema del empleo sólo en el corto plazo.

Hemos de seguir, por tanto, apostando por lo poco que nos queda en Cehegín: el mármol y la minería en general, la agricultura (especialmente la floricultura), así como el único resto, “Cofrutos”, de lo que en su día fue una industria conservera vigorosa. No podemos dejar languidecer y peder esto.

A estos sectores “tradicionales” de actividad hemos de ser capaces de darles un nuevo impulso con reconversiones y orientaciones hacía otras formas de producción que presentan mejores perspectivas de futuro. Este es el caso de agricultura, donde es necesario llevar a cabo nuevas fórmulas productivas como la agricultura ecológica y la bioenergía.

Por supuesto, al mismo tiempo, hemos de buscar otras fuentes de empleo alternativas. El turismo, sin duda puede ser una de ellas. Pero digo bien, una de otras más. En Cehegín tenemos una gran riqueza natural y patrimonial cargada de historia, pero que nadie se lleve a engaño: Ni siquiera municipios que han apostado fuertemente por este sector, trabajando en esa dirección desde hace muchos años, han conseguido que el Turismo sea la principal fuente de empleo de sus ciudadanos. Cehegín y el Noroeste es un destino digno de visitar, pero aún nos queda mucho camino por andar. Sin duda, mancomunar una oferta turística conjunta por parte de los municipios de la Comarca y, arrancar el compromiso firme de la Comunidad Autónoma para que, al margen del Turismo de sol y playa, también se apueste por el de interior, son pasos indispensables.

Sin duda, desarrollar la industria en Cehegín será vital. A partir del empleo industrial se desarrollarán otros sectores, esencialmente el terciario para dar servicio a aquel empleo industrial (restauración, comercios, oficinas, etc.). El futuro estará esencialmente en industrias que utilicen recursos no agotables (energía solar, eólica, etc.).

De nosotros depende nuestro futuro.

BALANCE DE LA POLÍTICA MUNICIPAL EN 2012



BALANCE DE 2012:

Los problemas de siempre…

El año que recientemente acabamos de despedir, ha sido la confirmación de la desastrosa política del Equipo de Gobierno del Partido Popular, que tras 10 años de gobierno deja un poso y secuelas de las que el municipio de Cehegín necesitará mucho tiempo para resarcirse y recuperar la fe en las enormes posibilidades de nuestra sociedad.

Al igual que en años precedentes una pésima gestión por parte del gobierno municipal, encabezado por Soria, ha seguido hundiendo a nuestro municipio en la tumba que él mismo, con su ineptitud y desvergüenza ha ido cavando día a día.

Este pasado año ha seguido poniendo de manifiesto la incapacidad de Soria y su equipo para gestionar el dinero público y para construir un futuro mucho más prometedor para nuestro municipio. De nuevo, con la marcha de un año más, se han ido también muchas oportunidades para Cehegín. Oportunidades para crecer, para recuperar la ilusión, para volver a generar futuro. Doce meses desaprovechados, como de costumbre, entre fuegos de artificio que han querido distraernos de una realidad demoledora, una realidad que muestra a un Cehegín más pobre y más pesimista. Unos datos desoladores que obligan a reflexionar sobre el modo en el que se están gestionando nuestros recursos y la profesionalidad con la que se están afrontando estos difíciles años en nuestro municipio.

Sintetizando, los problemas que nuestro municipio arrastra y sin resolver año tras año, son:

1. Paro: Sin duda se trata de un problema que trasciende el ámbito local y cuyas principales soluciones han de plantearse a escala nacional e incluso, especialmente, internacional. Sin embargo, no es menos cierto que el problema del desempleo no es homógrado, sino todo lo contrario. Es decir, afecta desigualmente y con distinto grado de intensidad a los países, las regiones y los municipios. Baste un dato: mientras que Comunidades Autónomas como Cantabria, País Vasco o Navarra tienen tasas de desempleo en torno al 15%, en nuestra Región la cifra asciende al 28,8%, muy por encima de la media nacional del 25%. Estas cifras son reflejo del mayor o menor acierto histórico de cada una de las sociedades, lideradas por sus responsables políticos, a la hora de diseñar y apostar por un determinado modelo productivo u otro.

Pues bien, éste mismo análisis podemos trasladarlo al escenario municipal, en cuyo caso, vemos como Cehegín es uno de los municipios más afectados por el paro de toda la Región de Murcia. La cifra de 2.227 personas sin  empleo al finalizar 2012, pone de manifiesto la incapacidad por parte del Gobierno de Soria de generar dinamismo económico y alternativas de futuro para el municipio.

Soria, como alcalde, ha sido incapaz de guiar a Cehegín hacia otras fuentes de empleo y crecimiento alternativas a los sectores que tradicionalmente han “tirado” del empleo en el municipio: la agricultura y más recientemente el mármol. La caída de este último sector, ha puesto de manifiesto la excesiva dependencia de la economía local de este sector, así como la falta de previsión en las políticas municipales capaces de diversificar nuestro tejido productivo, haciéndolo más rico y menos vulnerable a las crisis sectoriales.

Por su parte, la agricultura, antes con unas claras posibilidades de futuro, ahora languidece por la ineptitud de aquellos quienes nos gobiernan. Un caso especial que, por su importancia en la economía local, debe ser mencionado es el de la floricultura. Para este sector, 2012 también ha dejado una secuela negativa: el aumento del IVA que grava estos productos desde el 8 al 21%, lo que ha supuesto para nuestros productores un fuerte varapalo, compensado afortunadamente de algún modo por el aumento del las exportaciones. Frente a esta medida del Gobierno nacional de Mariano Rajoy, el colega de éste en Cehegín, Soria, no hizo nada por defender al los productores cehegineros. Es más, cuando el Grupo Municipal Socialista presentó una Moción en el Ayuntamiento para solicitar al Gobierno de la Nación el mantenimiento del tipo impositivo en el 8%, Soria ni siquiera quiso debatirla, posponiendo su debate hasta 5 meses después.

2. Impuestos: El año 2012 ha seguido poniendo de manifiesto la voracidad recaudatoria del Ayuntamiento para poder pagar las facturas de los desmanes del Gobierno Local. Los impuestos municipales, especialmente la Contribución, año tras año, sangran los bolsillos de los cehegineros, alcanzando los recibos de este 2012 cuantías desorbitadas.  

Además, 2012, es el año en que el Gobierno Local ha aprobado una subida del recibo del agua en torno al 25%, unos diez euros mensuales para una familia media de cuatro miembros.

Y, todo ello sin olvidar que otros impuestos municipales, durante los años de Soria han aumentado según el siguiente detalle: el “sello” de los coches un 22%; las licencias de obras, el 30%, el impuesto de actividades económicas, el 90%; el precio del vado, casi un 50%.

3. Deuda: Durante 2012, la Deuda Municipal ha alcanzado un nuevo máximo histórico, quedando en torno a los 19 millones de euros (más de 3.000 millones de las antiguas pesetas). Ésta cifra sitúa a Cehegín como el noveno municipio con mayor deuda por habitante de los 45 que componen la Región de Murcia.

Lo peor de esta cifra es que, lógicamente, desde el primer hasta el último euro, se ha de devolver, y no con cargo al bolsillo de aquellos quienes la han generado, sino al bolsillo de todos los cehegineros y cehegineras.

Otro aspecto igualmente lamentable de esta deuda es que, tal cantidad de dinero, no ha sido capaz de transformar la realidad socio-económica de Cehegín. Si todo ese montante se hubiese invertido correctamente, en lugar de malgastarse, el Cehegín de hoy superaría en mucho al que realmente es: Solamente con los 4 millones de euros invertidos en la primera fase del Auditorio y cuyo resultado es un amasijo de hormigón y hierro, los mayores de nuestro municipio podrían contar con una residencia pública donde envejecer dignamente y recibir los cuidados y atenciones que merecen. Solamente con que una pequeña parte de esa deuda se hubiese destinado a impulsar el Polígono Industrial “Agua Salada” para en los años de bonanza haberlo completado de empresas, sin duda el problema del desempleo en Cehegín sería mucho menor. O, solamente con que parte de esa pequeña deuda hubiese servido para financiar proyectos a nuestros jóvenes emprendedores, Cehegín ofrecería futuro a la generación de Cehegineros mejor preparada de su historia.  

Más mentiras que nunca…

Ante todos estos problemas, la solución aportada por el alcalde, José Soria, es la MENTIRA. Soria combate los problemas de siempre con más mentiras que nunca.

Para solucionar el problema del desempleo, Soria ha mentido sobre la instalación de numerosas empresas que finalmente nunca han llegado a instalarse en Cehegín: Argostea, la industria de casas prefabricadas, la empresa generadora de energía mediante biomasa, y un largo etcétera, que han hecho de Cehegín el campeón regional en creación de empleo virtual o figurado.

Sin embargo, la realidad es bien distinta, pues ninguno de estos anuncios de Soria, publicitados hasta la saciedad desde hace años, ha llegado a concretarse. Del primero de aquellos proyectos, Soria recientemente reconocía la “dificultad de que finalmente pueda llevarse a cabo”. Debe ser que, tras ocho años, la mentira ya no tiene más recorrido. Soria actúa así. Cuando se ve atrapado en su propia mentira, contraataca con otra nueva. Desde luego, no es culpable de que inversores privados decidan finalmente no invertir en Cehegín, pero si de crear falsas expectativas ante la desesperanza de la gente. Y, en cualquier caso, lo que también demuestra es su total incapacidad de convencer y crear las condiciones adecuadas para que cualquiera de aquellos empresarios decidiera invertir su dinero en Cehegín.

La mentira, ha sido también la solución que Soria ha dado al aumento de los impuestos municipales, ya que en numerosas ocasiones ha utilizado todo el aparato propagandístico municipal para anunciar supuestas congelaciones de impuestos que los cehegineros saben no se corresponden con la realidad.

Y la mentira es la que practica cada vez que presume del supuesto buen estado de las cuentas públicas municipales, y que todos, empezando por él, sabemos que no es tal. El 2012, trajo consigo nuevos ocultamientos de información que debiera ser pública, como lo son las cuentas presupuestarias. Motivo por el cual, el Grupo Municipal Socialista, ha emprendido un nuevo proceso judicial frente al Ayuntamiento por ocultamiento de información, con la esperanza de que, como ya pasara en 2010, una nueva Sentencia Judicial condene al Gobierno Local a facilitar información a la Oposición, al pueblo de Cehegín. ¿Qué es lo que Soria quiere ocultar?.

Fiestas Patronales de Cehegín: De aquellos polvos, estos lodos

Cuando el Partido Popular accedió al Gobierno de Cehegín, hace ahora poco más de ocho años, las Fiestas Patronales experimentaron un ligero impulso. Es cierto. Sin embargo, no es menos cierto que dicho impulso fue más que cualitativo -de calidad-, cuantitativo -de cantidad-. La formula aplicada por el entonces y hasta hace pocos meses concejal de Festejos, Sr Abril, fue bien sencilla: aumentar el presupuesto y en definitiva el gasto en las Fiestas.
A nadie escapa que, organizar unas buenas fiestas es más sencillo cuanto mayor es el dinero que dispones para gastar. Pues bien, esta trivialidad es la que ha servido hasta ahora al Alcalde de Cehegín, para alardear de su “capacidad” para haber mejorado las Fiestas. En definitiva, la gestión del PP se ha limitado a gastar más en aquellas cosas que tradicionalmente ya se venían haciendo, como por ejemplo: iluminación de calles o espectáculos pirotécnicos, contratando aquellos servicios más caros del catálogo, para regocijo de representantes y gerentes de estas empresas, quienes venían acostumbrados a Gobiernos anteriores para los que existían otras prioridades a las que atender y destinar recursos. De hecho, en su primer año de Gobierno, el PP aumentó el presupuesto de Fiestas en más de 165 mil euros respecto al presupuesto anterior, último elaborado por el PSOE, alcanzando así los 400 mil euros. Desde entonces el gasto en Fiestas no ha parado de crecer. Cantidades como los 680 mil, los 568 mil o los 828 mil euros de los años 2007, 2008 y 2009 respectivamente, rozan el insulto y muestran la indecencia política de quienes, en años de plena crisis y con grandes necesidades sociales, han gestionado el dinero público, el dinero de todos.