Rodríguez Ibarra en Cehegín

Con Juan Carlos R. Ibarra, Begoña García Retegui y Rafael González Tovar
El pasado fin de semana tuvimos el placer de recibir en nuestro municipio a un personaje histórico de la política nacional durante casi tres décadas, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien aceptó gustoso realizar un largo viaje por media España para apoyar con su presencia la candidatura socialista en Cehegín a las próximas elecciones municipales.
Muchas cosas se pueden contar de su estancia en el pueblo. Podría contar su trato amable y cercano; también podría hablar de su fluida y generosa conversación, repleta de referencias a políticos, hitos históricos de la democracia o algún que otro chascarrillo; pero me quedaré con
la idea de base de su presencia aquí: ser testigo y apoyo de un cambio necesario en nuestro municipio.

Nos hubiera encantado mostrarle a Rodríguez Ibarra un pueblo en crecimiento, un pueblo moderno y dinámico, con comercio, turismo y empleo.
Pero no pudimos hacerlo, y tuvimos que mostrarle un pueblo empobrecido, endeudado, emigrante y sin futuro. Un escenario que es
consecuencia lógica de ocho años de una gestión imprudente, ineficaz y hasta inmoral del Partido Popular.

Pudimos mostrarle las cifras del paro, que se han duplicado en el municipio, gracias fundamentalmente a un dinamismo que el Ayuntamiento no
sabe generar ni en el comercio, ni en la industria, ni en el turismo, pero sí en los impuestos municipales, que también se han aumentado de manera escandalosa durante el mandato del PP. Como consecuencia de esta no-gestión se ha paralizado el comercio, se han marchado los empresarios y pasan de largo los turistas, que se llevan con ellos todas las jóvenes generaciones de cehegineros obligados a buscar oportunidades fuera de su pueblo, porque en Cehegín no las tienen. Tuvimos que mostrarle a Rodríguez Ibarra un Ayuntamiento gestionado sin profesionalidad, gobernado por un alcalde que no sirve para la crisis.

Rodríguez Ibarra se fue de Cehegín con la sensación de haber visto un municipio que ha perdido ocho años, pero convencido de que sus
ciudadanos no dejarán que pase más tiempo para recuperar la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario